jueves, 3 de febrero de 2011



recuerdo perfectamente ese día
en que volcamos el agua de los tachos para lavar el patio de La Cueva
y estaba podrida.
nos gustó mojarnos
pero después el olor a muerte recorría cada uno de los espacios de la casa
que se iban llenando de glamour y de copas con martini.
y de música que no nos teletransportaba
sino que nos dejaba taladrados al piso sin poder avanzar.
y las señoras aseñoradas nos miraban, se reían,
cuchilleaban sin filo.
se creían eternas.
inmunes.

los gatos orinaban y no había sahumerio que ayudara.
fumaban porro para ver si podían tapar el olor.
(mentira)
nos sacamos la foto con el malbón.
click.
y se cortó la luz.
el olor a podrido se seguía sintiendo,
pero ahora los que apestaban eran los zorros muertos
que besaban los cuellos de las señoras aseñoradas.

ellas sienten el olor pero qué lindo es ir a la art gallery
de taco aguja
enpeine maquillado
labial rojo en los dientes.



son felices.
y yo no dejo de pintar
para que esas señoras tengan de que hablar.




it´s funny.




.

2 comentarios:

José A. García dijo...

Esas caras, por dios...

....


....
....
....
....
Si, no se me ocurre nada más para decir...

S.

J.

Lau dijo...

eeehh chchchchc

qué ti pa con nosotros eh??

¬¬

:P

S,

L.