viernes, 10 de diciembre de 2010

instrucciones para llorar cuando haga falta

Emprenda un viaje de por lo menos una hora. Solo. En tren, autobus, avión, auto. Póngase anteojos de sol, servirán para tornar el paisaje con otro matiz, o para disimular los ojos hinchados luego de la acción. Colóquese los auriculares y encienda su reproductor de mp3, si es que tiene. Ubique la carpeta Astor Piazzolla, y presione play al llegar a Adiós Nonino. Llore. Y la próxima vez de menos vueltas.


.

2 comentarios:

Ili dijo...

a veces no tenes con que cubrirte... y si las penas te ahogan feo..te juro q te lloras todo igual, como si fueras andreita del boca...

Azul dijo...

Bonito. Esa canción, realmente, ideal para el llanto. Aunque, la señorita Illi tiene razón, cuando te ahoga algo, lloras sin premeditación, sin canciones o lentes de sol. Viene, de la nada.