lunes, 11 de octubre de 2010

cuando nos alejamos por completo del escenario vemos mejor. se nos desintoxica el alma, la vista.
a veces nos encontramos exponiendo realidades ante ojos desconocidos. escribimos cantidades de palabras, a veces bonitas y sutiles, a veces pura mierda con aires de extravagancia, extravanguardia. a veces párrafos concretos. versos. a veces manifiestos personales. utilizamos espacios como este para exponer letras, imágenes, sonidos. estimulando así un par de sentidos. para quiénes hacemos esto? para qué? la gente que se esconde, o a- penas existe. el dolor garpa, el dolor ajeno parece que nos atrae. nos sentimos menos solos? o nos sentimos aliviados si hay alguien peor que nosotros?
morbo rex?


a veces me pregunto si tiene sentido escribir al mismísimo eter, al infinito de los ceros y los unos. (d)escribir la acritud de la soledad no me hace menos miserable, ni más artista.
en definitiva me desarmo ante el abrazo, la caricia, el perfume, la sonrisa.
el viento en la cara, el cachetazo, el balde de agua fría.
la mano corriéndote el flequillo de la cara,
la boca entre todas las bocas, el beso,
el deseo,
y esas cosas de las que ya no me acuerdo.




1 comentario:

José A. García dijo...

Flaca: No sólo te expresas de maravillas con la cámara, las palabras en tus dedos son únicas. Pones por escrito lo que muchos pensamos al momento de escribir en nuestros blogs, cuadernos, hojas sueltas, pasquines o en nuestra piel. Te felicito.

Saludos

J.