jueves, 12 de agosto de 2010

ardió mi memoria

"...lamento que tengas que borrar todo esto (por tu bien)
cuando venga adrián navarro.
:P
porque sabelo. lo vas a tener que borrar!!!..."

Cuando promedías los 23 años y comenzás una relación
más o menos "formal" con alguien es sabido que los protagonistas tienen un "pasado".
Casi todos cargamos un ex egocéntrico o una ex maniática en la mochila.
O estamos escoltados por grandes cicatrices.
O perdemos alguna noche de sueño gracias a enormes fantasmas mitad realidad mitad ficción.
Casi todos recordamos con nostalgia aquellos apretones fogosos de pasillo.
O recordamos con rabia aquellos momentos en los que un "no te amo más" hubiera sido mejor que mil palabras.
Arde la memoria,
a veces pesa. A veces flota.
Pero estamos hechos de historias y recuerdos y pasado y pisados y cicatrices y moretones y marcas de chupones.

Y que lástima el que reniega de eso.
Y que lástima los que alguna vez quisimos borrar eso.
O escondimos, o callamos, o dijimos tarde.



.



1 comentario:

Alejo dijo...

A los fantasmas, les entra el capricho de materializarse en los lugares menos oportunos; pero es mejor aceptar la existencia de esas cosas que flotan que renegarlas. Toda la razón srta Luz!!

Un gran abrazo

alejo